El logotipo para una compañía puede asimilarse a la firma para una persona. Cumple una función de identificación, constituye la síntesis de la personalidad, responde a unos valores o indica el compromiso con una afirmación o con un producto.

El logotipo debe llamar la atención, enviar un mensaje para diferenciarse, pero también debe responder a la personalidad de la empresa, a su trayectoria, sus valores, su misión y sus expectativas.

En esta serie de posts analizaremos diversos logotipos de empresas del mismo sector que han optado en ocasiones por soluciones totalmente diferentes para vender un mismo producto, para ser fieles a la filosofía de la empresa y a los clientes a los que van dirigidos.

La imagen de Apple actualmente es un isotipo que representa una manzana, históricamente, su primer logo reproducía a Isaac Newton bajo un árbol en el momento que cayó el fruto y desarrolló la teoría de la relatividad. Ha evolucionado así hasta nuestros días. El logo es amable, por sus formas curvas y de gran contenido simbólico representa un fruto, elemento de la naturaleza, relacionado más con los procesos esenciales que con los racionales.   No es un logotipo obvio, si no supiéramos nada de la marca, difícilmente la relacionaríamos con una compañía que fabrica productos tecnológicos. Esa es la gran baza de Apple, huir de lo evidente, hacer sencillo lo complejo, divertir y nutrir. El color gris neutro, elegante y metalizado lo asociamos a lo tecnológico. El mordisco está situado en la derecha que simboliza el futuro, la compañía “se come el futuro”.

Microsoft opta por una imagen gráfica en la que predomina la forma cuadrada, que simboliza la acción del hombre sobre la naturaleza, los ángulos representan la racionalidad frente a la curva, predominante en la manzana de Apple, que encarna lo emocional. El isotipo ocupa todos los vectores espaciales aspecto que indica que la compañía lo puede todo, lo abarca todo. Juega con la variedad de colores que le da polivalencia e incrementa el sentido de totalidad. La tipografía es de la familia palo seco, funcional y legible. El color es gris, asociado con la técnica.

Aquí los valores que se pretenden transmitir son eficacia, racionalidad, soluciones y globalidad, Microsoft busca dirigirse al gran público y quiere mostrar que cuenta con soluciones para todo. Mientras que Apple como hemos visto huye de lo evidente, juega con el simbolismo, es por eso la marca preferida de profesionales de artes visuales y tiene un público más elitista que Microsoft.