La grafología infantil es la rama que se ocupa de observar la escritura de niños y adolescentes, estudiar su evolución escritural y realizar un acompañamiento respetuoso para superar las posibles dificultades que pueda tener en la fase de aprendizaje.

La escritura de niños y adolescentes, ya refleja los principales aspectos de su personalidad, así como las posibles dificultades y alteraciones que puedan tener en su evolución, física, intelectual y emocional.

Por eso la interpretación de los principales rasgos de la grafía es una herramienta muy útil para acompañar a los niños en sus etapas madurativas desde el respeto.

En las etapas de formación, la plasticidad cerebral es mayor, por eso trabajamos el trazo y su movimiento en edades tempranas para facilitar el proceso de aprendizaje y así conseguir buenos resultados, que mejoren el bienestar psíquico y físico del niño.

Además del trazo, en una sesión de reeducación de la escritura se trabaja con ejercicios de psicomotricidad fina, para que el niño gane confianza en la ejecución de las grafías. esye aspecto es tanto o más importanye que el trabajo del trazo.

A través de la grafía es posible detectar alteraciones del aprendizaje ya que la escritura, como acto neuro fisiológico, proyecta dificultades las físicas así como las intelectuales.

También se pueden observar signos de alarma en la escritura infantil que nos ayuden a desentrañar circunstancias difíciles por las que esté pasando el niño.

La mala letra o disgrafía, es el principal trastorno del grafismo, puede estar originado por diferentes aspectos (problemas psicomotrices, malas posturas, cuestiones emocionales, dificultades en el aprendizaje…). Con la reeducación grafoescritural se trabajan aspectos como la psicomotricidad, la atención o el orden, la para que mejorando el movimiento gráfico, el niño ejecute con facilidad sus grafismos y así adquiera seguridad y avance con facilidad por las diferentes etapas evolutivas. No es simplemente hacer caligrafía sino que en grafología infantil trabajamos con el movimiento gráfico.

Obtenemos unos resultados muy satisfactorios ya que el propio niño observa su evolución mirando su letra, aspecto que es de gran ayuda para ganar confianza y seguridad en sí mismo.